EDITORIAL #RCR : refleja tu CoRazón

tu Revista Educativa online #RCR

En el título de la publicación y el Editorial, un Juego de Palabras : Conecta tu parte racional y emocional. Y, a la vez, comunícate con el entorno (interno y externo)

Aunque no todos seamos conscientes de ello es algo que sucede constantemente, con tu permiso y/o sin él.

Lo que llamamos consecuencias, hechos, conducta o comportamientos son el reflejo que acontece al crear puentesRedes en toda dirección que nos permiten llevar a la acción y a buen puerto nuestros sueños, planes, ideas … o no …

 

Para qué ésta revista? 

Se trata de, mediante las vivencias de cada día, sepamos

  1. rescatar herramientas (vienen de serie con tu equipación)
  2. tomar perspectiva y sacar el máximo aprendizaje vital (tanto teórico como práctico).
  3. De manera integral, natural y sana (para con uno mismo como para con los demás).

Se acabaron las excusas y razones que usamos para aplazar citas. Nada extraordinario debe acontecer para que lo cotidiano se transforme en base de comprensión :

-> Porque una caja no puede ser tonta (o demasiado lista) y ningún libro es capaz de permanecer callado.

–> Ya que hay mucha ciencia en los dibujos animados y mucho arte a la hora del recreo.

—> Y es que para desCubrir la frase anterior se necesita ser un poco niñ@. Lo que te pierdes de adultx!

Naturalmente, #RCR es una invitación para alcanzar espacios donde el entendimiento y las emociones fluyen plenas. Dentro de una publicación educativa. Poniendo de manifiesto que aprendemos a todas las edades y que, como sociedad, todos convivimos y compartimos carreras y obstáculos. Medallas y triunfos. 

IMAGINA QUE ALGUIEN TE PREGUNTA : CÓMO Y QUÉ DESEAS APRENDER HOY?

Ahora piensa : y si ese alguien fueras tú? 

desCubre el conoCimiento como vía de superAción

Esta es mi propuesta y para ello las últimas tendencias, conceptos, métodos de aprendizaje e investigación son unidos al día a día de la sociedad actual mediante las artes, las ciencias, aficiones y medios.

Sin olvidar a la protagonista de la publicación : Nubet, que nos acerca sus vivencias en cada entrega.

Todo ello tratado con dedicación y profesionalidad.

Dejando una huella característica, una marca, un estilo en el hacer y el pensar. En el actuar.

En llevar ideas a la práctica que fomenten practicar ideas renovadas, fortalecidas y con visión de con-junto social.

Trabajando siempre “en favor de” y conociendo desde dónde partimos y hasta dónde queremos llegar.

Es muy común el ansiar estar siempre preparado.

Tener el control. Y se interpreta como algo positivo en nuestra sociedad occidental el “controlar” como sinónimo de pilotar o saber conducir una situación, circunstancia, emoción … Sin embargo pilotamos el coche, por ejemplo, y eso no implica que sepamos conducir en un sentido amplio. CONDUCIR en mayúsculas implica desenvolverse correctamente sea la situación que sea. Salir airoso, de manera eficiente y eficaz.

La mayoría conducimos. Sin más. Somos capaces de mover el coche y que nos transporte de un lugar a otro. A veces, sin tener muy claro cómo hemos llegado. Autómatas. Todo muy automático. Trayectos que sabemos de memoria y que siempre son iguales. Con lo que apenas prestamos ¡atención!, sin sorpresas y mucho menos diversión. Porque eso requiere implicación. ESTAR, a todos los niveles. Si encima de ese peso, nos encontramos con que vamos mal alimentados y peor nutridos, poco descansados y muy dormidos, casi sin energía y con la chispa apagada … no encontramos el guisante entre tanto colchón ni en broma. Nos seguimos asombrando, si. Pero casi que peor, porque no llegamos a comprender el por qué va la cosa tan malamente. Este asombro es grave.

Eso sí lo percibimos. Seguimos siendo inteligentes. En semejante atasco sentimos cuando el coche se mueve, pero no alcanzamos a pensar que quizá sea otro el que arrancó y nuestra percepción fue un espejismo … Somos capaces de CONDUCIR, de PILOTAR el coche o a nosotros mismos si realmente lo creemos, lo creamos y nos encaminamos a ello.

Abeja / Avispa : insecto durmiendo en una rosa #Seguridad Reflejo del CoRazón, tu Revista onLine www.Blog.AgendadeLiNo.com
Editorial : Abeja / Avispa : insecto durmiendo en una rosa #Seguridad #Control #autoControl #Fluir

Toda creencia necesita una base de verdad.

Si no, se desmonta y cae. Nuestro filtro, mal entrenado pero activo, la descartaría. Se nos olvida reconocer que esa obsesión de controlar viene por una necesidad vital real : la importancia de sentirnos seguros. Para qué? Permanecer vivos. Esencia fundamental de la propia vida : Seguir viva. Se podría pensar que si el caos genera vida, la seguridad la mantiene viva. Así existe equilibrio.

La sangre en nuestros organismos así como los ríos en la naturaleza del planeta no obedecen al control. Quizá a otro nivel o contexto sí. Pero no en el que nos encontramos entre éstas líneas o lo que el humano entiende bajo control. Nos lo recuerda constantemente. Pero como unimos la palabra y el concepto control al de poder nos hemos vuelto sordos, ciegos y mudos ante cualquier aspecto que intente destaparlo. Encontrando sentido en una única conjugación del verbo : “yo puedo … lo que me plazca”. Y en esta afirmación, también hay parte de verdad y mucho sufrimiento. Muchos errores.

Lo peor de todo no es estar confundido en palabras o conceptos. Si no en interpretar que esos son los pasos para el objetivo seguridad. Que no deja de ser otro objetivo intermedio en los planes de la vida a la que nosotros pertenecemos. No al revés.

Curioso, quizá no, cada generación de la humanidad ha tenido la sensación de “ser más” “llegar más lejos” o “hacerlo mejor” que sus predecesores. Situación dada en un entorno micro / familiar así como en contexto macro llamado historia de la humanidad. Una osadía (o falta de respeto) típica de juventud, parece ser. Algo natural e incluso necesario para conquistar nuevas metas, objetivos y logros. Supongo entonces que nuestra especie es muy joven todavía.

Con todo lo que hemos descubierto, investigado y averiguado se nos ha olvidado el principio. Somos sociales por naturaleza. Seres ¿débiles/delicados? indefensos en el nacimiento, sólo somos capaces de salir adelante como grupo. Todavía hay personas que lo tienen claro. Quizá los matices vienen de la mano de cómo de grande debe ser el grupo. Cuándo es suficiente, cuándo excluyente, cuándo exclusivo. Volvemos a confundir términos, conceptos y necesidades.

Como especie tenemos la capacidad de tomar perspectiva de nosotros mismos y lo que nos rodea. De una manera más o menos acertada y con mayor o menor éxito según la época o el lugar. Nada hay nuevo bajo el sol. La fórmula de la Coca-Cola o la mismísima rueda fue inventada hace años y la de cómo nos regimos, por encima de nuestra voluntad incluso, hace mucho más tiempo. La mayoría de las veces, lo que hacemos es adaptar nuestra actualidad a la sabiduría que nos precedió, creyendo que innovamos porque renovamos el envase.

Sin embargo sí caben novedades a nuestros ojos : por primera vez tenemos la posibilidad de COMPARTIR.

Conocimiento, experiencias, historias, pruebas, errores y aciertos desde cualquier parte del mundo, de manera directa. Grandes y pequeños. Empresas y particulares. Hablarnos desde el pasado, el presente y el futuro. Se abre otra dimensión en nuestra historia, cada vez más rápida.

Esas conexiones son mayores en número siendo el reto la efectividad y eficiencia. Cada vez nos asemejamos más a las neuronas que llevamos dentro y que hemos ido reproduciendo externamente. NADA DE LO QUE INVENTAMOS NOS ES AJENO. Otro tema es que seamos conscientes de ello. Qué curioso, más bien no, que todo lo que reproducimos como inventos antes o después vemos lo semejante que es a nuestro propio sistema interno. Las maneras de organizarnos, estrategias o planteamientos han sido reproducidas (sin consciencia) y plagiadas (a conciencia) de algún sistema, comunidad o especie de nuestro planeta. Desde que el hombre es hombre y la humanidad existe.

Y a su vez, nuestro pequeño mundo reproduce una y otra vez patrones universales, literalmente hablando.

Cada generación se piensa especial. Excepcional. Y creo que es cierto. Porque al igual que ocurre con los individuos, existe un logro que alcanzar. Algo para lo que se dan las circunstancias propicias de actuación, crecimiento y avance. Superación. Con vista histórica, perspectiva, se ve fácilmente para qué podían ser llamadas esas personas. Es decir, “a toro pasado… ” Y eso nos dificulta meternos en sus zapatos, ponernos en su lugar o empatizar para valorar, analizar y comprender civilizaciones anteriores. Se vuelve complejo tomar consciencia cuando estás en mitad del tornado. Comprender cual es la situación. Y ahora, creo es posible.

Situar nuestro papel generacional de manera global y en tiempo real.

Por vez primera a nivel planetario (lo más cerca que hemos estado de este 100%). Creo que somos la primera generación consciente a este nivel de globalización de nuestra historia como conjunto, de nuestro desarrollo como especie, de nuestros errores como humanidad y de las consecuencias que todo acto conlleva. Para gestionarlo de la mejor manera se nos pide, históricamente hablando, reconducir creencias, crear escenarios comunes reales, derribar limitaciones al amor, el respeto y la creatividad. Aprendiendo y apreHendiendo. HACERLO CONSCIENTEMENTE y A CONCIENCIA, en CON-JUNTO. Para esto la tolerancia, la disciplina, el esfuerzo, el sentido de pertenencia y el bien común, deben SER, no simplemente estar entre nosotros.

Y a nivel individual : Es posible que creas en la reencarnación, aunque yo me refiero en este momento al tiempo de tu vida actual. Gracias a los libros, las películas, el arte en general y las ciencias en particular y sobretodo al alcance y acceso a la Cultura de gran parte de la población, se posibilita el vivir muchas vidas, muchos ejemplos, muchas circunstancias que te puedan guiar en tu camino actual. Como se suele repetir, un gran poder requiere una gran responsabilidad. Lamentablemente muchas personas les paraliza el miedo. Algo natural y sano permiten se torne en pánico. Olvidando que el sufrimiento lo vivieron al construir los muros que los aíslan. Creer que dicha responsabilidad es para otros, inclusive y primeramente jóvenes y peques, se convierte en verdad llegando a exigir derechos que, con dicha actitud, acaban poniendo en peligro precisamente lo que más valor tiene.

 Desde muy pequeña cuando alguien cercano moría pensaba que era una gran pérdida. Mis adultos de confianza trataron de explicarme que eso era porque me daba pena y me generaba dolor saber que ya no estaría con nosotros. Parte había de ésto, sí. Entre otras cosas yo me preguntaba dónde iban todas esas experiencias, todas sus anécdotas. Los chistes y aventuras que unas veces me hacían reír y otras me aburrían. Cómo recordarlas todas? Hoy en día, con tanta foto y vídeo, con tanta redacción y textos, con tanta documentación rescatada y tanta tristemente perdida, estaremos una temporada empachados. Hasta que aprendamos a digerir. A nutrirnos. Y entonces se habrá dado un paso más hacia el equilibrio… Tal y como hemos hecho desde siempre. Mientras, el reloj marca las horas … Habrá amanecer sin pesar?

Cada cual debe interpretar lo mejor posible su papel.

Es condición necesaria, aunque a todas luces no suficiente. Entiendo que es una labor de varias generaciones. En una misma dirección. Ingenuo, no : Egoísta! el pensar que es labor de una persona. Absurdo buscar protagonismos únicos desde esta óptica. Aunque debamos recordar a cada paso que somos los protagonistas de nuestras propias vidas para dar lo mejor de nosotros mismos.

Quizá todo esto es lo que nos hace humanos. Y nuestra necesidad vital de convivencia nos recuerda que son muchas las incógnitas y las maravillas que respetar, admirar y aprender. Muchos los cuidados. Quizá por esto somos tantas personas y nos necesitamos tanto las unas a las otras. Teniendo cabida en un TODO mayor que engloba.

Por eso tienen un lugar y atención especial tus comentarios, las redes sociales y el poder contactarnos.

Descubrir, Asombrarse, Preguntar … Desear saber más, Observar el mundo que nos rodea.

Destapando enigmas, sacando conclusiones y solucionando problemáticas. Jugando. Divirtiéndonos. Con ilusión.

Respetando a los que lo intentaron antes que nosotros y cimentando nuestros pasos que no “cementarlos”.

Sumando recursos y habilidades. Uniendo ideas, conceptos y personas.

Creo que los grandes cambios no responden a grandes manifestaciones instantáneas. No traspasamos una puerta llena de luz y humo transformados. En mi realidad,

Para que los milagros sucedan hace falta como mínimo trabajarlos mucho.

Para que se cumplan los deseos hace falta, como mínimo, formularlos bien…

LiNo

NOTA DE LA AUTORA :
En unos días podrás compartir esta entrada completamente terminada.
Estoy subiendo los textos de años anteriores y escribiendo otros nuevos
durante el primer semestre de 2017.
En el mes de Mayo tienes novedades redonditas.
Deseas escribir algo diferente a un comentario? CARTAS A LA DIRECTORA
Salu2!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *